0

Blog

Estrés hídrico: prevenir para aumentar la productividad de tus terrenos

El estrés hídrico es una condición que se puede presentar en suelos de todo tipo. Sucede cuando la demanda de agua es mayor a la cantidad disponible durante un espacio determinado de tiempo. Las consecuencias de este efecto en los suelos pueden manifestarse con sequía, baja calidad de la tierra, presencia de materiales extraños o componentes salinos. 

El estrés hídrico afecta especialmente a las plantas al interferir en sus funciones vitales: reducción del crecimiento, cierre de los estomas para evitar pérdida de agua, disminución de la actividad fotosintética, entre otros. Por estas razones, es de suma importancia reconocer cuando se presenta esta condición y saberla tratar a tiempo para evitar perder cultivos enteros. 

Esta condición puede interferir en la salud de los animales. Ya que los terrenos destinados para el ganado, cuando presentan encharcamiento, pueden ocasionar daños en las funciones motoras de los animales, de acuerdo al médico veterinario, Nestor Pinilla, consultado por CONtexto Ganadero. Los daños en la salud de los animales son, de acuerdo al profesional, dificultades en la movilidad,  acceso al alimento y la imposibilidad de descansar. 

Para prevenir el estrés hídrico es importante contar con un esquema de mitigación que actúe durante la temporada de invierno. Lo ideal es que esta preparación cuente con un análisis del suelo para determinar la ubicación más adecuada del ganado y de los cultivos analizando en qué parte del terreno hay mayor aporte de agua y en cuál es probable que el espacio pueda sufrir inundaciones.

Además, es importante contar con equipos profesionales que permitan un drenaje de agua eficiente y en el menor tiempo posible. En Agrotécnico j.o. contamos con equipos profesionales como motobombas para evitar inconvenientes que arriesguen tu productividad y ganancia.